Menú

Evite el síndrome del bebé sacudido

El síndrome del bebé sacudido es una forma de abuso infantil y es la causa más común de traumatismo cerebral infligido en los dos primeros años de vida. Pero, muchas de estas lesiones pueden evitarse cuando los padres y los cuidadores entienden cómo responder correctamente ante un bebé que llora.

Sacudir a un bebé o un niño pequeño puede tener consecuencias peligrosas debido a que tienen la cabeza grande y el cerebro todavía inmaduro.

Los músculos del cuello de un bebé no pueden soportar el esfuerzo provocado por una sacudida enérgica; cuando se sacude al bebé, su cabeza se mueve de manera repentina y brusca, lo que puede ocasionar sangrado dentro de la cabeza y una mayor presión sobre el cerebro.

Sacudir a un bebé puede provocarle daño cerebral irreversible, trastornos del aprendizaje, retrasos mentales, ceguera, sordera, convulsiones, parálisis o la muerte. Los bebés que sobreviven a una sacudida fuerte pueden requerir atención medica de por vida.

Muchos cuidadores y papás primerizos quizás no entiendan que el llanto es la única manera que tiene un bebé para comunicarse, y que algunos bebés lloran más que otros. Los bebés lloran cuando tienen hambre, cuando necesitan chupar, cuando sienten dolor a causa de alguna enfermedad, porque le están saliendo los dientes o tienen dolor de oído, porque tienen cólicos, porque necesitan que los mimen y los alcen, o porque necesitan descansar o dormir. Los padres que entienden que los bebés lloran con frecuencia probablemente no lleguen a sentirse estresados hasta el punto de sacudir al bebé a causa de su frustración o enojo.

Aquí tiene algunos consejos para cuando su bebé parezca llorar sin cesar:

  • Compruebe que el bebé esté bien alimentado y que esté seco.

  • Alimente al bebé lentamente.

  • Permita que el bebé eructe con frecuencia.

  • Hamaque al bebé suavemente o llévelo a dar un paseo caminando.

  • Saque al bebé a pasear en el carrito (carriola) o en el automóvil.

  • Intente colocándolo en una mecedora para bebés.

  • Si siente tensión o enojo y cree que podría llegar a sacudir o pegarle a su bebé, colóquelo en un lugar seguro; por ejemplo, la cuna, y aléjese por unos momentos.

Revisor médico: Haines, Cynthia, MD
Revisor médico: Nelson, Gail, MS, APRN, BC
Última revisión: 2/13/2012
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.

¿Sabía usted?

Es posible que la piel de su bebé recién nacido tenga un color levemente azulado, pero se volverá rosado tan pronto como su respiración se regularice, según explica la American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría). En los primeros días después del nacimiento, es normal que un recién nacido respire con rapidez (hasta 60 respiraciones por minuto) y de manera irregular.