Menú

Hiperémesis gravídica

¿Qué es la hiperémesis gravídica?

Muchas embarazadas tienen náuseas y, en ocasiones, vómitos durante el primer trimestre. Los síntomas suelen ser más intensos por la mañana, pero pueden aparecer en cualquier momento del día. Algunas mujeres quizás tengan náuseas durante todo el embarazo.

Algunas embarazadas tienen un tipo de náuseas y vómitos más intenso, conocido como hiperémesis gravídica. En este caso, las náuseas y los vómitos pueden durar todo el día. Por lo general, la mujer baja de peso y se deshidrata. Es posible que también haya cambios en los procesos químicos del cuerpo.

How to say it:

hi-per-EHM-uh-sihs grav-ih-DAR-uhm

¿Cuáles son las causas de la hiperémesis gravídica?

Los proveedores de atención médica desconocen las causas de la hiperémesis gravídica. Es posible que esté relacionada con las hormonas del embarazo. 

¿Quién está en riesgo de tener hiperémesis gravídica?

La afección es más frecuente en mujeres embarazadas de dos o más bebés. También es más común en las mujeres que tienen migrañas. Las mujeres con antecedentes familiares de esta afección o que la han tenido en embarazos anteriores tienen más probabilidades de tener hiperémesis gravídica en embarazos futuros.

¿Cuáles son los síntomas de la hiperémesis gravídica?

Los más frecuentes son los siguientes:

  • Náuseas constantes, en particular durante el primer trimestre.

  • Vómitos después de comer o beber.

  • Vómitos no asociados a la comida.

  • Descenso de peso. En particular cuando baja un 5 % o más de lo que pesaba antes del embarazo.

  • Signos de pérdida de líquido (deshidratación). Por ejemplo, boca seca, sed, orina oscura en pequeñas cantidades y sensación de aturdimiento.

Los síntomas pueden parecerse a los de otras afecciones. Consulte siempre con su proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la hiperémesis gravídica?

Su proveedor de atención médica revisará sus antecedentes médicos y le hará una exploración física. También evaluará si hay otros signos, como descenso de peso y deshidratación. Un análisis de sangre permite saber si los niveles de los minerales del cuerpo (electrolitos) están demasiado altos o demasiado bajos.

¿Cómo se trata la hiperémesis gravídica?

El tratamiento tiene los siguientes objetivos:

  • Aliviar las náuseas y los vómitos

  • Reponer líquidos y electrolitos

  • Mejorar la nutrición y hacer que suba de peso

Probablemente necesite quedarse en el hospital. Dejarán de darle alimentos y bebidas temporalmente. Es para que el tubo digestivo repose. Por lo general, necesitará líquidos intravenosos para reponer los líquidos perdidos. Los líquidos intravenosos también solucionan los problemas que tenga con los minerales (electrolitos) del cuerpo. Es posible que necesite un sedante y medicamentos para no vomitar. Si otros tratamientos no funcionan, es posible que necesite esteroides o alimentación con sonda.

¿Cuáles son las complicaciones posibles de la hiperémesis gravídica?

Esta afección puede provocar lo siguiente:

  • Problemas con los líquidos y electrolitos

  • Nutrición deficiente

  • Daño al hígado y color amarillento en la piel, los ojos y las membranas mucosas (ictericia)

  • Insuficiencia de vitamina B (tiamina)  

  • Crecimiento deficiente del bebé en gestación

Información importante sobre la hiperémesis gravídica

  • Esta afección es una forma grave de náuseas y vómitos del embarazo que tienen solo algunas mujeres.

  • Las náuseas y los vómitos pueden ser constantes. Es posible que baje de peso, se deshidrate y sufra cambios en las sustancias químicas del cuerpo (electrolitos).

  • La causa podría estar relacionada con las hormonas del embarazo. 

  • Es más frecuente en mujeres embarazadas de dos o más bebés y en las que tienen migrañas.

  • Es posible que tenga que permanecer en el hospital para recibir tratamiento. Por lo general, necesitará líquidos intravenosos para reponer los líquidos perdidos.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con su proveedor de atención médica:

  • Tenga en claro la razón de la visita médica y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • Lleve a un acompañante para que lo ayude a formular las preguntas y a recordar qué le dice su proveedor.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le indique.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo lo ayudará. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si no toma el medicamento o no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si tiene una visita de control, anote la fecha, la hora y el objetivo de esta.

  • Sepa cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Donna Freeborn PhD CNM FNP
Revisor médico: Heather Trevino
Revisor médico: Irina Burd MD PhD
Última revisión: 12/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.

¿Sabía usted?

Las mujeres que esperan un nacimiento múltiple probablemente deban ver a su proveedor de atención médica con más frecuencia que las mujeres que están embarazadas de un solo bebé. Lo habitual es que vea a su proveedor cada dos o tres semanas durante el primer trimestre en un embarazo múltiple, según indica la American Pregnancy Association (Asociación Estadounidense del Embarazo). Eso se debe a que hay un mayor riesgo de complicaciones, y las visitas más frecuentes permitirán a su proveedor vigilar su embarazo con mayor detalle.