Menú

La nutrición antes del embarazo

La importancia de estar saludable antes de quedar embarazada

La nutrición previa a la concepción es vital para prepararse para el embarazo. Factores tales como el peso en relación a la altura y lo que come pueden jugar un papel importante en su salud durante el embarazo, y también en la salud del bebé en desarrollo.

El peso antes del embarazo

Su peso antes del embarazo influye de forma directa en el peso que tendrá el bebé al nacer. Según estudios realizados, las mujeres que tienen un peso insuficiente tienen más probabilidades de tener un bebé pequeño, a pesar de que durante el embarazo puedan aumentar lo mismo que una mujer con peso normal. Las mujeres con sobrepeso tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones durante el embarazo, como diabetes gestacional o presión arterial alta. Hable con su proveedor de atención médica para saber si debe bajar o subir de peso antes de quedar embarazada.

La nutrición antes del embarazo

Muchas mujeres no llevan una dieta equilibrada antes del embarazo y pueden no tener el estado nutricional adecuado para las demandas del embarazo. En general, una mujer embarazada necesita sumar unas 300 calorías por día para cubrir las necesidades de su cuerpo y del bebé en desarrollo. Sin embargo, esas calorías, al igual que la dieta completa, deben ser saludables, equilibradas y nutritivas.

El icono de MiPlato es una guía para llevar una dieta saludable que fomenta el consumo de una variedad de alimentos y de una cantidad correcta de calorías y grasas. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) y el Departamento de Salud y Servicios Humanos (Department of Health and Human Services) de los Estados Unidos han preparado este plato de comida como guía para elegir alimentos saludables variados. MiPlato está disponible para mujeres embarazadas y que están amamantando.

El gráfico de MiPlato está dividido en 5 categorías de grupos de alimentos:

  • Granos. Los alimentos hechos de trigo, arroz, avena, harina de maíz, cebada u otros cereales son productos elaborados con granos, Asegúrese de que al menos la mitad de los granos que consuma sean integrales. Algunos ejemplos de granos integrales son el trigo integral, el arroz integral y la avena.

  • Verduras. Coma verduras variadas. Elija verduras variadas, entre ellas las de color verde oscuro, rojo y naranja, legumbres (chícharos y frijoles secos) y verduras ricas en almidón. Las opciones más saludables son las verduras frescas, enlatadas (con poco sodio o sin sal agregada) o congeladas sin salsas (sin condimentos ni otros productos añadidos).

  • Frutas. Cualquier fruta o jugo 100 % de fruta cuenta dentro de este grupo. Las frutas pueden ser frescas, enlatadas (envasadas en jugo 100 % o en agua), congeladas o deshidratadas y pueden estar enteras, cortadas o hechas puré.

  • Lácteos. Los productos derivados de la leche se consideran parte de este grupo. Use productos lácteos sin grasa o con poca grasa que tengan alto contenido de calcio.

  • Proteína. Elija proteínas magras. Consuma carnes de res y de ave magras o con poca grasa. Varíe su rutina de proteínas y elija más pescado, frutos secos, semillas, frijoles secos y chícharos (arvejas).

Los aceites no constituyen un grupo de alimentos, pero algunos, como los de frutos secos, pescado, oliva y aguacate, contienen nutrientes importantes que debe incluir en su dieta con moderación. Otros, como las grasas saturadas, son sólidas a temperatura ambiente y deben evitarse.

El ejercicio y la actividad física diaria también deberían incluirse en un plan de alimentación saludable.

Para obtener más información sobre las Pautas Alimentarias para los Estadounidenses de 2020-2025 y encontrar recomendaciones alimentarias según la edad, el sexo y el nivel de actividad física, visite MyPlate.gov y las Pautas Alimentarias para los Estadounidenses. Tenga presente que el Plan MiPlato está diseñado para las personas mayores de un año que no tienen afecciones crónicas de salud.

Además de los grupos de alimentos de MiPlato, deben incluirse los siguientes nutrientes en la dieta previa a la concepción, y debe prolongarse su consumo durante el embarazo:

Ácido fólico

Todas las mujeres en edad fértil necesitan consumir 400 microgramos (mcg) de ácido fólico todos los días. Las mujeres embarazadas necesitan 600 mcg de ácido fólico por día. El ácido fólico es un nutriente que se encuentra en algunas verduras de hoja verde, los frutos secos, los frijoles, los cítricos, los cereales fortificados y algunos suplementos vitamínicos. Tomarlo puede ayudar a reducir el riesgo de que el bebé tenga anomalías congénitas (defectos de nacimiento) en el cerebro y la médula espinal (llamados defectos del tubo neural). El defecto del tubo neural más común es la espina bífida: las vértebras no se fusionan como corresponde, por lo que la médula espinal queda expuesta. Este defecto puede producir diversos grados de parálisis, incontinencia y, en ocasiones, discapacidad intelectual.

El ácido fólico es especialmente beneficioso durante los primeros 28 días después de la concepción, cuando se produce la mayoría de los defectos en el tubo neural. Lamentablemente, muchas mujeres no se dan cuenta de que están embarazadas antes de los 28 días. Por lo tanto, es importante que el consumo de ácido fólico comience antes de la concepción y continúe durante todo el embarazo. Su proveedor de atención médica le recomendará la cantidad adecuada de ácido fólico que cubra sus necesidades.

La mayoría de los proveedores de atención médica receta un suplemento prenatal antes de la concepción, o poco después, para asegurarse de que se satisfagan todas sus necesidades nutricionales. Sin embargo, el suplemento prenatal no reemplaza a una dieta sana.

Hierro

Muchas mujeres tienen pocas reservas de hierro como resultado del período menstrual y las dietas bajas en hierro. Las mujeres mayores de 18 años necesitan 18 miligramos (mg) de hierro por día. La cantidad de hierro que se debe consumir aumenta durante el embarazo. La acumulación de hierro ayuda a preparar el cuerpo de la madre para las necesidades del bebé en desarrollo durante el embarazo. Las fuentes buenas de hierro incluyen lo siguiente:

  • Carnes, como de res, cerdo, cordero, hígado y otras vísceras.

  • Carne de ave, como pollo, pato y pavo (en especial la carne oscura).

  • Pescados y mariscos, como sardinas, anchoas, almejas, mejillones y ostras. Consulte a su proveedor de atención médica antes de consumir otros tipos de pescado, porque algunos pueden contener niveles altos de mercurio.

  • Verduras de hoja verde de la familia del repollo, como el brócoli, la col rizada, el nabo y la berza.

  • Legumbres, como los frijoles verdes y los chícharos verdes; frijoles y guisantes secos, como los frijoles pintos, los frijoles negros y los frijoles cocinados y enlatados.

  • Pan integral y pan blanco enriquecido con hierro; pastas, arroz y cereales.

Calcio

La preparación para el embarazo incluye desarrollar huesos sanos. Si la dieta del embarazo no incluye el calcio suficiente, el bebé en desarrollo puede extraerlo de los huesos de la madre. Esto puede suponer el riesgo de que las mujeres desarrollen osteoporosis en el futuro. La ingesta diaria de calcio recomendada para las mujeres de más de 18 años es de 1,000 miligramos. Para las mujeres menores de 18 años, la ingesta diaria de calcio es de 1,300 mg. Tres porciones de leche u otros productos lácteos por día equivalen a 1,000 mg de calcio.

Siempre hable con su proveedor de atención médica sobre sus necesidades dietéticas individuales y la cantidad de ejercicio adecuada para usted.

Revisor médico: Brittany Poulson MDA RDN CD CDE
Revisor médico: Diane Horowitz MD
Revisor médico: Heather M Trevino BSN RNC
Última revisión: 7/1/2021
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.